La mediación es un proceso por el cual, dos o más partes, resuelven sus diferencias de manera autónoma, con la ayuda de una tercera parte imparcial y no involucrada en el conflicto, que es aceptada por las partes para cooperar con ellas en la búsqueda de un acuerdo que satisfaga sus necesidades, intereses y sentimientos de manera equitativa.

Mediante propuestas creativas, la mediación ayuda a conocer el núcleo de las diferencias (que tienden a percibirse cómo antagónicas) y a reformular  el conflicto en base a las necesidades (que tienden a ser complementarias).

A diferencia de otras figuras como el arbitraje o juicio, en el que un tercero impone una sentencia sobre la voluntad de las partes; el mediador interviene como agente facilitador, asegurando a las personas su derecho a ejercer el poder de gestión y resolución del conflicto.

Es un método práctico, económico e innovador  que no implica la renuncia al derecho de acudir al arbitraje o juicio




 

Gracias a la mediación:

Reducimos significativamente las dificultades en la resolución de controversias, ya que los acuerdos son tomados voluntariamente por ambas partes.

Facilitamos el mantenimiento de relaciones saludables entre las partes. En el caso de las parejas con hijos, previene posibles consecuencias negativas posteriores a la ruptura de la pareja.

Revisamos que los acuerdos tomados son respetados por las diferentes partes, realizando sesiones de seguimiento posteriores a la resolución del conflicto.

Actuamos como un método de prevención muy efectivo, ya que aportamos potentes herramientas aplicables a situaciones futuras.

Respetamos la confidencialidad de la información revelada entre las partes, realizando sesiones individuales en diferentes partes del proceso.




Diferentes ámbitos de intervención:

Organizacional
Comunitaria
Familiar
Intercultural

Precio por sesión: 45 €